Deja que Dios tome el control.