Nuestra fe: La distancia que nos separa de las promesas de Dios